Viernes 7:30 PM - Domingo 8 AM, 3 PM y 5PM 15000 Studebaker Rd, Norwalk, CA 90650

City Church

Hechos 2:38

Palabras de Nuestro Pastor Raul Orozco

Revised July 5,2015

¡Saludos en el nombre De Jesucristo!

LA GRACIA PARA SEGUIR (FILIPENSES 3:13-14)

13 Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante,
14 prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.

Hay palabras que pueden afectar profundamente la vida de otros, así como la nuestra. Estas palabras son: “No soporto más”. “Me rindo”. “Renuncio”. Veamos tres factores importantes que podrían causar que expresemos estos sentimientos.

1. Primero, Satanás y la influencia de sus ángeles caídos pueden hacer que decidamos alejarnos del plan de Dios y que busquemos una manera inmediata de salir de los problemas. El diablo trata de redirigir nuestra atención de la esperanza en Jesucristo, a nuestras emociones negativas. Su estrategia es hacer que nos sintamos desanimados e impotentes para que seamos menos efectivos para Dios.

2. La segunda razón por la que dejamos de seguir el plan de Dios es la influencia de nuestra cultura. Los incrédulos están siempre listos para dar sus consejos a los creyentes, y con mucha frecuencia encontramos atractivos los métodos y la “sabiduría” del mundo. Se necesita la dirección divina si queremos diferenciarnos del pensamiento de los no creyentes, y aun así permanecer lo suficientemente cerca de ellos para poder comunicarles el sentir y el mensaje de esperanza de Dios.

3. Tercero, nuestras inclinaciones naturales están en conflicto con nuestra nueva naturaleza, lo que nos tienta a abandonar el camino de Dios (Ro 8.8). El sacrificio no es cómodo; nuestra tendencia innata es hacer lo que nos haga sentir bien, y que sea para beneficio nuestro o de las personas que amamos. Dios declara que su gracia es suficiente para que sigamos adelante en toda situación. Lo cual significa que nunca tendremos por qué darnos por vencidos.

Es mi oración que hoy usted pueda reconocer su condición presente. Si el amor de Dios no abunda en usted, si usted todavía no tiene una relación con Él para que pueda tener esa capacidad de seguir; le invito a que hoy rinda su vida a Cristo, arrepintiéndose de sus pecados y siendo bautizado en su nombre para perdón de sus pecados y tenga la vida eterna como resultado.

¡Bendiciones! 

Pastor Raúl Orozco